Costos adicionales e impuestos al reciclaje están afectando a las papeleras en Rusia

16.01.18  Según un reciente artículo redactado por Eugene Gerden (escritor independiente) publicado en el portal ThePackaging.com, el impuesto estándar para el reciclaje de envases hechos de cartón corrugado se duplicará en Rusia en 2018, debido a decisiones del gobierno ruso.

La última decisión fue una sorpresa para los principales fabricantes de cajas de Rusia y suscitó muchas críticas por la probabilidad del aumento no planificado de sus costos.

Según los productores, esto tendrá un efecto significativo en los precios de los envases de cartón corrugado. También dijeron que esto conducirá a un cambio de los empaques de papel a los plásticos, lo cual es contrario a las últimas iniciativas estatales para reducir el uso de  envases de polietileno.

La responsabilidad de los productores e importadores de papel de utilizar productos y envases de papel usado o pagar un impuesto ambiental se introdujo oficialmente en Rusia a principios de 2017. Sin embargo, según los planes estatales iniciales, estos estándares deberían aumentarse gradualmente, y este no es el caso.

Según las estimaciones, con un aumento en la tasa de utilización de hasta 40%, alrededor de 6 millones de toneladas de papel usado estarán sujetas a los nuevos impuestos. La capacidad actual de procesamiento en Rusia se estima en sólo 4,15 millones de toneladas. Esto último significa que aproximadamente 1,85 millones de toneladas de papel usado no serán reclamadas, mientras que los productores deberán asignar fondos de sus reservas para el establecimiento de capacidades de procesamiento adicionales.

Según las estimaciones, las inversiones necesarias serán equivalentes a 4.625 millones de rublos (63 millones de dólares estadounidenses) a una tasa ambiental de RUB 2.500 (42 dólares de EE.UU.) por tonelada en Rusia. Esta suma de RUB 4.625 mil millones, de acuerdo con las predicciones de los analistas, dará como resultado el aumento en los precios de los productos terminados. El gobierno ruso espera que la nueva medida le permita generar hasta RUB 5 mil millones (US $ 80 millones) de ingresos adicionales para el presupuesto federal.

“Un aumento tan significativo de la carga financiera en la industria nos hace pensar en tipos alternativos de envases, por ejemplo, polímeros”, dice Lybov Melanevskaya, portavoz oficial de RusPEK (una asociación pública que reúne a representantes de muchas empresas rusas).

Según ella, esto bloqueará la última iniciativa del estado ruso para limitar el uso de empaques de polímero e incluso llevar al efecto opuesto, comenzando un boom en el envasado de polímeros. También agregó que la mayoría de esos empaques se enviarían a un vertedero después de su uso, debido a la ausencia de un sistema de recolección separado en el país.

En noviembre de 2017, el presidente de la Unión Rusa de Industriales y Empresarios, Alexander Shokhin, envió una carta al gobierno, diciendo que los embalajes de cartón corrugado no representan una amenaza para el medio ambiente. También dijo que aumentar los umbrales impositivos unas pocas semanas antes de finales de 2017 daría lugar a un aumento no planificado e injustificado de los costos para los fabricantes de cajas de cartón corrugado.

Una fuente en el gobierno ruso dice que el gobierno entiende que un aumento tan grande en los costos de reciclaje será una desagradable sorpresa para las empresas y que a veces no se cumplirá. Sin embargo, el gobierno ha dicho que controlará su implementación.

A principios de 2017, un enviado especial del presidente sobre cuestiones medioambientales, transporte y protección del medio ambiente, Sergei Ivanov, dijo que el polietileno causaba daños al medio ambiente significativamente mayores que los envases de cartón corrugado y solicitó al Ministerio de Industria y Comercio resolver la idea de una tarifa por bolsas de plástico. Sin embargo, hasta la fecha, tal idea no ha recibido apoyo del Estado.

Prensa

RedMundo