BIR actualiza panorama mundial de la industria del reciclaje en COVID-19

18.12.20 La Oficina International de Reciclaje (BIR), actualizó el panorama mundial de la industria del reciclaje en un contexto de pandemia. En este reportó una recuperación de la producción y un problema en el transporte de mercancías.

Los recicladores estadounidenses que buscan mover material se enfrentan a la falta de conductores de camiones y contenedores. Los cargos por envíos desde China a la costa oeste de EE. UU. han sido ocho veces más altos que por movimientos en la dirección opuesta. Según los informes, algunos contenedores se dirigen vacíos a Asia sin que la industria del reciclaje de EE. UU. tenga la oportunidad de usarlos.

Canadá también está presenciando escasez de conductores y contenedores, así como protestas relacionadas con bloqueos ferroviarios

en algunas regiones. La industria canadiense del reciclaje está funcionando normalmente a pesar de una nueva ola de infecciones por COVID, algunos bloqueos localizados y un déficit récord en la economía. El énfasis del gobierno canadiense en una recuperación “verde” podría implicar un potencial de creación de empleo para la industria del reciclaje.

En Chile la economía se ha desplomado en un 14% a principios de este año, pero la caída del PIB para 2020 en su conjunto se espera que esté entre el 4,5% y el 5,5%. Los recicladores de Chile han estado reportando mejores cifras desde septiembre de este año y, en promedio, las operaciones se han recuperado a un 85-90% de sus niveles pre-COVID.

China ha vuelto a la normalidad en términos comerciales, la alta demanda de bienes ha provocado fuertes aumentos en los costos de flete, por ejemplo, del 200 al 300% para los envíos desde Hong Kong al sudeste asiático. Los precios de la mayoría de las materias primas y la chatarra de plásticos han subido.

Pese al Covid-19 los depósitos de chatarra del Reino Unido han seguido funcionando. Los principales exportadores de UK temen que los costes de envío a Europa continental puedan subir un 25% y que se produzcan enormes colas de camiones en las autopistas como consecuencia de los retrasos en los puertos. Estas preocupaciones surgen en un contexto en que los exportadores ya están presenciando una escasez significativa de contenedores, viajes en blanco y aumentos de carga.

En el resto de Europa, como España los depósitos de basura han estado funcionando normalmente, pero, en promedio, están un 5-8% por debajo de su capacidad total. Las operaciones de materiales no ferrosos en Alemania también han sido satisfactorias a pesar de las medidas COVID en curso.

En Hungría, donde se introdujeron nuevas restricciones por COVID en noviembre, la preocupación rodea un borrador de propuesta para traer la mayoría de los aspectos de la gestión de residuos bajo los auspicios de una sola empresa estatal, incluida la recolección y el tratamiento; esto cubriría, por ejemplo, los desechos municipales recolectados por separado, así como los materiales incluidos en los esquemas de responsabilidad ampliada del productor y los sistemas de tarifas de depósito. Las instalaciones de producción que utilizan materiales reciclados, como las fábricas de papel y las acerías están exentas, al igual que los desechos de producción industrial.

Aunque la amenaza de una prohibición rusa de exportación de chatarra ferrosa parece haber retrocedido, ahora existe la posibilidad de que aumenten los derechos de aduana de exportación sobre la chatarra.

BIR es una federación mundial con base en Bruselas, Bélgica, representa a más de 700 empresas del sector privado y 40 federaciones comerciales nacionales de 70 países diferentes.

Depto. de Prensa

MUNDONOTICIA