Recupac sigue incentivando y creciendo con su programa de reciclaje en Chile: École

15.11.17  La empresa de reciclaje de residuos Recupac, con 28 años de trayectoria, cuenta con un programa de educación ambiental y punto limpio para colegios llamado École; en 2016 se reciclaron 50 mil kilos de residuos (entre papeles, cartones, botellas plásticas y latas, entre otros), impactando a 12 mil alumnos de 10 colegios de la Región Metropolitana. En lo que va de este año “llevamos recaudados 60 mil kilos de residuos, lo que esperamos pueda aumentar en los meses siguientes”, señaló Javiera Gálvez, Jefa de Comunicaciones de Recupac.

Con lo anterior, afirman que las capacitaciones de reciclaje en colegios han aumentado un 60% este año, aumentando el interés en esta materia, en general, por temas medioambientales  que guardan relación con varios factores, agrega Gálvez y explica que “los efectos del mal cuidado de nuestro planeta están siendo cada vez más recurrentes, los desastres naturales se ven cada día en distintos países y esto ha alarmado en cierta medida a la población”.

Por otro lado, “se ha potenciado el interés del Gobierno en efectuar medidas que apoyen el cuidado y la conservación del medio ambiente, lo que ha impulsado diversas actividades pro ambientales con actores de distintas edades de la población donde se transmite la convicción de que son los niños quienes tendrán la responsabilidad del cuidado del planeta”.

Así mismo y dado que los niños están en pleno desarrollo y adquiriendo conocimientos y hábitos, el interés que suscita en ellos el tema del reciclaje es sumamente alto. “Los niños son los primeros en adoptar medidas y cambiar conductas cuando se trata de cuidar el medio ambiente; los motiva saber que con eso están aportando a que se reduzcan los desastres naturales, a que el agua y la luz permanezcan, a que sus calles, colegios y entorno estén más limpios”, argumenta la ejecutiva, enfatizando que “esto marca la diferencia con los adultos, quienes son bastante más reticentes a cambios de conductas y a la motivación en temáticas que no son de su interés; de hecho, sólo un 20% se suma a estos cambios”.

Con respecto al Programa École y al interés de las empresas por financiar este tipo de iniciativas, la jefa de Comunicaciones de Recupac, afirma que aún es escaso. “Sólo las empresas que tienen bien trabajados los temas de sustentabilidad y de Responsabilidad Social  Empresarial (RSE) muestran interés por aportar a este tipo de proyectos”, sostiene, ejemplificando que “junto a Unilever y Focus, estamos trabajando en el programa Escuelas Cero Residuos, hace tres años, con muy buenos resultados”. No obstante, cree que con la nueva Ley de Responsabilidad Extendida del Productor (REP), se sumarán más empresas, por el positivo impacto en las cifras de disposición de residuos post consumo.

El proyecto École consiste en que Recupac, con una inversión inicial y única de un millón de pesos (que pueden venir de parte del colegio o de empresas que los apadrinen), instala contenedores de 240 litros; uno para cada residuo, principalmente, papeles y cartones, botellas plásticas, latas y tetrapak. El establecimiento debe contar con un sector de acopio de cinco metros cuadrados aproximadamente, donde se instalan maxisacas con atriles para cada residuo. Este sector debe tener fácil acceso para que un camión pueda realizar el cambio de las maxisacas cuando estén llenas de material.

Una vez hecho el retiro, el camión, que cuenta con rastreo satelital, lleva los residuos a una de las plantas productivas de Recupac, donde se pesan y valorizan los residuos que se reciben.  Con este dato, la empresa le paga al establecimiento por los kilos que se hayan recaudado. Esta logística de retiro es gratuita para los colegios.

A su vez, el  establecimiento debe contar con embajadores de reciclaje que, generalmente, son profesores, quienes van motivando a los alumnos a reciclar. El proyecto trae asociado una capacitación en reciclaje, en la cual pueden participar profesores y alumnos, donde se les instruye cómo deben reciclarse los residuos.

De esta manera, se cumplen las “tres S de reciclaje”, es decir, que el reciclaje sea Sustentable, que se asegure a la comunidad escolar que los residuos no van a parar en rellenos sanitarios ni vertederos, sino que efectivamente se van a reciclar; Simple, para que la separación de los residuos sea los más simplificada posible, o sea, que las personas no tengan que separar en más de cuatro a cinco residuos; y Sostenible en el tiempo, lo que se cumple con la economía del proyecto, al tener una inversión inicial baja y cuya mantención es gratuita.

Prensa

RedMundo

Share: